Video Relato

El extraordinario caso de "Madame V"

.





Esta es una de las historias más dramáticas de apariciones de fantasmas, que gracias al estudio del reconocido parapsicólogo francés Robert Tocquet, se hizo conocido.

Una mujer que para proteger su identidad fue apodada "Madame V" le confió a Tocquet notas sobre las experiencias que había tenido:

Madame V decidió vacacionar, entonces el día 6 de julio de 1955, se alojó en un gran caserón del siglo XVII llamado Le Prieuré. En el caserón habían vivido un tiempo una comunidad de frailes, la cual durante la Revolución Francesa (1789 - 1799) fue desintegrada y el superior asesinado.

Pero ella no fue sola, la compañaban sus dos hijos de veinte (Jean) y treinta (Gastón) años. Madame V se alojó en una habitación que justamente había sido ocupada tiempo atrás por el superior de la comunidad.

Los primeros días la pasaron bien, pero al cuarto día de haber ocupado esa habitación, Madame V pudo ver a un munje sin manos y con una capucha: Ella dijo que era la noche del 10 de julio y vio pasar por su habitación una sombra oscura como una niebla y dentro de ella una luz. Inmediatamente ella comprendió que ésa figura era humana, y llevaba una capucha puesta y vestía una capa larga con cuello estrecho. La "sombra" se acercaba lentamente hacia ella y asustada se sentó en la cama contra la parted. Dijo que estaba helada y toda sudada, y atinó a gritar, pero no pudo. El terror la tenía inmóvil. El ente se movió hasta ubicarse delante de la chimenea y se arrodilló; ella puedo escuchar el sonido de las rodillas del éste golpeando el suelo. La mujer pasó el resto de la noche en vela y esperó el amanecer.

En muchos días no sucedió nada, pero ella deseaba que apareciera el ente nuevamente para así poder hablarle. Su deseo se cumplió: una tarde ella se acostó en su cama y la puerta de su habitación se abrió y entró el monje. Ella pudo
madame fantasma percibir en el aire un olor mohoso y húmedo, como una tumba. Madame V pudo ver como el monje lloraba y se dio golpes en la cabeza contra el suelo tres veces y escuchaba que decía "Dios mío, misericordia, tened piedad de mí, tened piedad. Dios mío, perdonadme Jesús".

Ella entabló una conversación con el espectro. Al principio el monje le dijo que no debía haberse alojado en este lugar, pues era para un ambiente religioso, y después profetizó un escalofriante futuro. El monje dijo que la Tierra estallaría por la locura de la humanidad. África, Asia y Europa se sumergirán en el océano y sólo permanecería la parte sur de América. También el monje hizo una confesión, dijo haber dejado morir a un prisionero en un calabozo. Pero esa no fue la única vez que habló con él, pudo establecer cominucación muchas veces más.

Una vez le dijo que una imagen de la Virgen estaba enterrada en un lugar del jardín y se lo especifió y allí mismo fue encontrada. También él le contó que lo habían matado los revolucionarios y le cortaron las manos, y lo emparedaron. Pedía que recen por él.

Con el paso del tiempo, Madame V estaba adelgazándo y se mostraba pálida, sus hijos empezaron a darse cuenta de que algo pasaba y finalmente les habló de la aparición; no le creyeron hasta que Jean pudo verlo.

Tocquet, que ya mantenía contacto con Madame V, les dijo que fotografíen al fantasma y trataran te tocarlo. El 26 de octubre de 1959, Jean fotografió al fantasma dos veces. A final de noviembre, Madame V se encontró nuevamente con el espectro e intentó tocarlo. Le puso la mano en la cintura con los ojos cerrados. En ese instante sintió un golpe en su cintura y un frío ahogador mientras el espectro se desvanecía. Jean había visto todo. Las manos de Madame V se hincharon y notaba mucho dolor. Ella pudo decirle a Tocquet que este ente estaba formado por un vapor frío y viscoso, pero no tenía esqueleto...

El espectro nunca más fue visto, pero el relato se ha hecho muy conocido y discutido por los parapsicólogos.

Todo asombroso